Saltar al contenido

6 claves para una relación de pareja profunda, intensa y duradera

  • Carmen 
pareja feliz, claves para la relación duradera

Hoy en día en un mundo en continuo cambio la dinámica de las relaciones de pareja ha cambiado también. Puede que debido a toda la información a la que estamos expuestos, o quizá al cambio de mentalidad generacional.

Las películas románticas nos ofrecen una bonita utopía donde todo fluye armoniosamente hacia aquel “happy ending” que soñamos todos. E invariablemente acaban donde el verdadero “esfuerzo” empieza.

Los altos estandartes románticos transmitidos e integrados en la relación son difíciles de mantener en la convivencia del día a día.

No me entiendas mal, es necesario tener ideales y marcar algunos límites constructivos que aseguren una mayor intimidad, respeto y complicidad.

Sin embargo, estos mismos límites deberían construirse basándose en una comunicación profunda, para que de esta forma la pareja se pueda conocer cada vez más.

Seguramente has notado que mucha gente hoy en día, herida interiormente debido a tantas relaciones fallidas, ya no tiene la paciencia necesaria para comprometerse a “trabajar” en su relación.

Van a lo fácil y se retiran en cuanto hayan aparecido las primeras discusiones. Se sienten abrumados debido también al estrés que nos rodea la vida tan intrínsecamente y abandonan la relación buscando algo relajante, pero sin mucha implicación afectiva. ¿Te suena conocido?

Estas taras mentales y emocionales nos hacen precavidos a la hora de adentrarnos en una relación.

¿Qué habría que hacer entonces?              

Para empezar, confiar más tanto en sí misma/mismo, como el uno en el otro. Sin embargo, si has pasado por varias relaciones fallidas, lo más probable que ahora desconfías de ti. Y si además has acumulado experiencias de engaño y traición, es difícil volver a confiar en otra persona.

Pero si no te das y no le das también al otro tu voto de confianza, nunca llegarás a tener una relación satisfactoria y más duradera.

Por lo que es imprescindible no iniciar una nueva relación cargando con todo el bagaje de heridas de las relaciones anteriores, porque te van a sabotear. Por esto, antes de iniciar una nueva pareja, asimila el aprendizaje que te proporcionó la relación anterior y haz una buena “limpieza” emocional.

Tras deshacerte de estas cargas emocionales pesadas es deseable desarrollar una mayor empatía y comprensión hacia ti misma/mismo y tus propios fallos. Conseguir esto pasa por un buen y profundo autoconocimiento. Obsérvate con honestidad y modestia. Reconoce tus fortalezas y también tus debilidades.

Y cuando consigues comprenderte y aceptarte a ti, verás que te será muy fácil comprender y empatizar con la otra persona. Ya no te molestarán tanto sus fallos, porque sabrás que tú también tienes los tuyos.

A estas alturas, la sensación de ser superior o inferior con respecto al otro ya no tiene sentido. Ahora es cuando sabes que nadie es mejor y nadie es peor. Que sois dos personas que caminan juntas amándose.

En este punto es donde comienza la verdadera relación, profunda, sincera y correspondida.

Aunque no se le suele dar gran peso desde el inicio, alinear los valores sociales y morales en la relación de pareja es muy importante. Si no compartes los mismos valores con tu pareja, o al menos que sean muy parecidos, tarde o temprano la relación falla.

De igual modo que el agua no se combina con el aceite, tampoco se pueden poner de acuerdo dos personas que tienen valores opuestos o incompatibles.

Es decir, si tú valoras el trabajo y a tu pareja le gusta relajarse (para no decir que valora la pereza), aquí hay un conflicto muy difícil de manejar. Si tú quieres una familia tradicional, con hijos y tu pareja quiere experimentar el poliamor, ya me dirás cómo arreglas esto.

Y si a ti te gusta salir, hacer deporte, quedar con amigos y tu pareja prefiere quedarse en casa, mirando la tele y jugando en el ordenador, ¿cómo lo llevas?

Además de compartir valores, tener un objetivo y visión común también es importante. Porque de lo contrario, si tú tiras hacia adelante y tu pareja hacia la izquierda, ninguno irá hacia la dirección que quiere. Y esto suele ser un importante motivo de malestar y luego separación.

Compartir estos aspectos no quiere decir que no puede haber diferencias. Estas también son necesarias para el desarrollo de cada uno y de la relación. Mientras no llevan a permanentes frustraciones y a serios conflictos, las diferencias ayudan a mantener la atracción viva.

Por esto no es recomendable encerrarte en la relación y hacer únicamente actividades con tu pareja. Encárgate de aportar siempre energía renovada a la relación, de lo contrario en algún momento se quedará estancada. Y esta energía te viene de actividades que haces por separado, sean de trabajo o de ocio.

Asegúrate un espacio para ti y permite a tu pareja tener el suyo, donde cada uno pueda encontrarse consigo mismo, hacer algo diferente con amigos no comunes. Pero cuidado, que sean amistades, no romances (excepto si los dos queréis vivir relaciones múltiples).

Sigue desarrollándote a nivel individual y deja a tu pareja desarrollarse también. Es más, implícate y ayúdale en su crecimiento y permite que haga lo mismo por ti.

Para terminar, repasemos las 6 claves a tener en cuenta para mantener la intensidad y la duración en tu pareja:

  1. Confía en ti mism@ y en el otro
  2. Muestra empatía y comprensión
  3. Acéptate a ti mism@
  4. Alinea los valores sociales y morales
  5. Comparte el objetivo y la visión de la vida
  6. Conserva las diferencias

De esta manera, la relación queda siempre dinámica, viva, interesante y se convierte en un motor que te impulsa a crecer.

Así que mantener una pareja en armonía no es tan fácil y requiere de esfuerzo, dedicación y arte de relacionarse.  Se trata de un trabajo continuo para descubrir al otro y auto descubrirse a sí mismo, para amar y dejarse amar.    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable: Carmen Mirela Coroian, trabajadora de Ecosinuestra S.L.
Finalidad: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.
Legitimación: Tu consentimiento explícito de que quieres recibir esta información
Destinatarios: Los datos que me facilitas están en mi servidor de web y email OVH y en los servidores de Google Drive, todos ellos que cumplen con la RGPD
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@afectuosamente.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.